sábado, 30 de abril de 2011

La isla


Cierra con fuerza los párpados
igual que ha hecho con todo
lo que daba al exterior,
puertas y ventanas cerradas
a cal y canto.
Ni un rayo de sol, ni un
átomo de polvo podrán entrar,
El silencio, ese que dicen que
es parte de la música, le rodea.
Ya no oye el aullido de los
perros ni el insufrible canto
de las cigarras.
Noche en vela, silenciosa y
oscura de un día convertido
en isla.
Al amanecer ya no oyó
cantar al gallo.

1 comentario:

  1. Pobre, con lo bueno que es ver, oír, sentir, gustar y oler.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme