martes, 21 de febrero de 2012

Un mundo feliz

Ocaso,  Barcelona. Foto de Gloria Reyna

Siento como mi corazón late,
como el viento me da en la cara,
como mis pies chocan con la dureza
de las calles.

Siento las esperas y las prisas.
la frialdad de las calles,
la soledad de las ramas marchitas.
la soledad de los hombres marchitos.

La luna negra tuerce el gesto
y el sol se espanta.
Unas palabras en el aire
a medias intuidas.
Demasiado tarde, demasiada prisa.
El hambre vocea y su gemido
se lo lleva el viento.

Un mundo feliz

2 comentarios:

  1. Pues sí, son cosas tuyas y tristes. Tienes razón.

    ResponderEliminar
  2. Si así es el mundo feliz, no quiero imaginármelo infeliz...
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar

Gracias por leerme